31 jul. 2010

Higaditos con guisantes y El paladar sorprendido

Este fin de semana nuestros paladares disfrutaran de un plato unico y sabroso, rico en hierro, muy recomendado para los mas péquenos también y uno de los postres más sorprendentes del verano que se me ha ocurrido esta misma semana.


Higaditos con guisantes

500 g de higaditos de pollo

500 g de guisantes congelados

2 cebollas

150 ml de tomate triturado

3 cucharadas de aceite

perejil fresco

cebollino fresco

una cucharadita pimentón dulce

sal y pimienta

En una cacerola se doran los higaditos y la cebolla con el aceite. Cuando están bien doraditos se retiran del fuego y se le añade el pimentón. Se remueve todo se le añade 250 ml de agua, sal y pimienta y se vuelve a poner a cocinar. Se deja cocer hasta que se evapora 3/4 del agua luego se le añaden los guisantes.Se deja cocer 10 minutos más y a continuación se le añade el tomate triturado.Se lleva a la ebulición y se retira. Al servir esparcimos por encima el perejil y el cebollino picados muy finitos.

Para 4 personas.Calorias por persona: 360.

Los guisantes

El origen del guisante verde está relacionado con Oriente Medio y Asia Central, zonas donde se cultiva desde hace miles de años, formando parte actualmente de algunas de las recetas tradicionales de los países orientales. Aunque estas primeras plantaciones se remontan al octavo milenio a.C., sería avanzado el II a.C. cuando se extendería por Europa.
Existen numerosas anécdotas que sitúan al guisante entre los fogones más reputados de naciones europeas. En concreto parece que llegaría a París desde Génova durante el reinado de Luis XIV en el siglo XVII. En presencia de toda la corte, el Duque de Soissons desengranó varias vainas de guisantes dándolas a probar. El tamaño y color de las bolitas sorprendió gratamente a todos los comensales hasta tal punto que el Rey Sol mandó elaborar de inmediato una receta para sus seres más allegados. El nombre que le otorgaron a esta legumbre fue "petit-pois" para diferenciarlo del guisante seco y áspero que consumía en puré el pueblo llano.
En la actualidad su cultivo se encuentra extendido prácticamente por todo el mundo para ser consumidos en fresco o enlatados. Los principales países productores son India, China, Estados Unidos, Francia y Reino Unido, aunque la mayor parte del producto es destinado a fabricar piensos para la alimentación de animales.

Su riqueza en fibra los hacen muy adecuados para regular los niveles de azúcar y colesterol en sangre. Estas propiedades son muy interesantes ante cualquier patología cardiovascular.
Al igual que la soja las proteínas de los guisantes son muy interesantes para aquellas personas que son vegetarianas o que toman pocas proteínas en su dieta.
Los guisantes son ideales en casos de cansancio o debilidad gracias a su riqueza en minerales y oligoelementos.
Su riqueza en vitaminas del grupo B, fortalece el sistema nervioso. Destaca su contenido en vitamina B1 o Tiamina que es muy importante para el sueño, el estado de ánimo y el apetito. El estrés es un enemigo de esta vitamina.
El contenido en fibra soluble de los guisantes los hacen muy recomendables para el colesterol. Esta misma fibra es muy importante para absorber menos azucares, lo cual es importante en las personas con problemas de azúcar en sangre.

El paladar sorprendido

4 yogures griegos

4 kiwis

2 mangos

2 melocotones grandes

miel

canela en polvo

Se endulzan a su gusto los yogures con la miel, homogeneizándolo bien. Se pelan las frutas y se cortan en pequeños daditos. En unas copas echamos en este orden una capa de yogur, una de mango, yogur, kiwi, yogur, melocotón, yogur.La ultima capa de yogur se epolvorea con canela.El fin de este sorprendente postre es que el que lo come le sorprenda la mezcla de sabores. Primero dulce, luego un poco agrio y al final la mejor de las mezclas mango,yogur y miel.
Para 4 personas. Calorias por persona: 350.

 Buen provecho

2 comentarios:

CASASREALESDESNUDAS dijo...

Hola Cristelicious se me ha ocurrido visitarte en tu casa,asi tendre recetas a mano cuando no sepa que cocinar.
Un abrazo

Cristelicious dijo...

Hola Gerardo una alegría verte por aquí.Un abrazo.